inserta tu búsqueda

Noticias

Acusan a iglesias de emprender cruzada homofóbica contra la igualdad en Chile

Compartir

Movilh acusa a las iglesias de agresiones contra la diversidad sexual que son “gratuitas, absurdas y basadas en argumentos indemostrables”, luego de que enviaran una carta a los tres poderes del Estado con “ofensivos y violentos lenguajes” que buscan torpedear el avance de la ley contra la discriminación y de la regulación de las uniones de hecho.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) expresó ayer su total repudio ante lo que denominó una “cruzada homofóbica y contraria a la igualdad y los derechos humanos” emprendida por diversas iglesias de Chile que, en una misiva dirigida a los tres poderes del Estado, expresaron su rechazo al avance del proyecto de ley contra la discriminación y de las uniones civiles sólo porque benefician a la diversidad sexual.

“Las iglesias y las altas jerarquías que las representan han dado nuevamente una señal contraria a los derechos humanos y para interferir en el Estado laico recurren a lenguajes violentos y ofensivos contra la dignidad de las personas. Este tipo de conductas sólo alejan más a las personas de las religiones y los autores de la funesta señal dada ayer pasarán a la historia como los responsables de ello”, sentenció el Movilh.

La homófóbica misiva fue firmada por el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Ricardo Ezzati, por el arzobispo metropolitano ortodoxo, Sergio Abad y  por los representantes de la Mesa Ampliada de Organizaciones Evangélicas, de la Iglesia Anglicana de Chile, de la Iglesia Metodista Pentecostal y de la Iglesia Pentecostal Apostólica, Emiliano Soto, Héctor Zavala, Roberto López y Francisco Anabalón, en forma respectiva.

En la carta se rechazó  “a la legislación que pretende incluir en el ordenamiento jurídico las uniones de hecho, especialmente entre personas del mismo sexo. Creemos que aprobar estas iniciativas, tal como se proponen en los proyectos legislativos presentados al Parlamento, implica por sí mismo discriminaciones atentatorias contra el bien de la institución matrimonial e injustas en contra de la vida”.

Para el Movilh “lo dicho por las iglesias dicen, sin ningún sustento social y científico,  es que la diversidad familiar, en especial si es compuesta por personas del mismo sexo, atenta contra el matrimonio y la vida, lo que constituye una agresión gratuita, absurda, inmoral e indemostrable en cada uno de sus argumentos. Instamos a estos religiosos a debatir con altura de miras y a explicar de cara al país como es que las parejas homosexuales y la regulación de sus uniones provocan los  dañinos efectos sociales que dicen. Es lógico que no tienen respuesta para ello”.

Las iglesias tambien se opusieron a que “en la redacción del actual proyecto de ley que establece medidas contra la discriminación se use el término “orientación sexual”, un concepto cuya ambigüedad ha derivado, en otras naciones, en una distorsión de la sexualidad y de las bases de la familia, así como en un serio peligro para el ejercicio de numerosas libertades, entre otras la religiosa, que son los fundamentos de una sociedad libre. Tampoco quisiéramos que, en virtud de este pretexto, se llegue a permitir el matrimonio y la adopción de niños y jóvenes por personas del mismo sexo unidas legalmente”-

Sobre la materia el Movilh replicó que “estas apreciaciones son falsas porque el término orientación sexual es el científicamente aceptado para referirse a la homosexualidad, la bisexualidad y la heterosexualidad, al tiempo que las resoluciones y declaraciones internacionales sobre nuestros derechos y que han sido ratificadas por Chile también hacen uso del mismo. Además no hay ningún país del mundo donde el uso de este vocablo hubiese derivado en una distorsión de la sexualidad. La liviandad de estos dichos es injustificable, además de inmoral”.

Para el Movilh, “el hecho de que las iglesias mezclen la lucha por nuestros derechos con los niños y jóvenes, demuestra además hasta dónde puede llegar la utilización de inmorales y sucios argumentos destinados a oponerse a la igualdad de derechos. Su unidad deberían dedicarla a hacer el bien común y no a la promoción del odio contra un grupo de seres humanos. Es repudiable una unidad surgida a partir del odio”.

El Movimiento puntualizó que “hacemos un llamado a todas las autoridades a responder con la claridad que merece un atropello como el que hoy propician las iglesias y su lenguaje promotor de la violencia y el odio”.

Carta y proyectos de ley

La carta fue entregada ayer por representantes de las iglesias al Ministro Secretario General de la Presidencia, Cristián Larroulet, en cita sostenida en en La Moneda (en la fotografía).

“Posteriormente los obispos y pastores harán entrega de esta Carta al primer Vicepresidente de la Cámara de Diputados, Pedro Araya; al Presidente del Senado, Guido Girardi; al Presidente del Tribunal Constitucional, Raúl Bertelsen; y a las autoridades de la Corte Suprema de Justicia”, señaló la homofóbica Conferencia Episcopal

El Proyecto de Ley contra la Discriminación beneficia a lesbianas, gays y bisexuales  tras una lucha de seis años emprendida por el Movilh, instancia que en la actualidad gestiona que la norma también se extienda a personas transexuales, como se establecía originalmente tras propuestas del mencionado movimiento de minorías sexuales.

En tanto, varios de los proyectos de unión civil que hoy radican en el Congreso Nacional han sido redactados  por parlamentarios, otros por el Gobierno, como es el caso del Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), y algunos por el Movilh.

Notas relacionadas:

La homofóbica carta de las iglesias aquí

Síguenos en Facebook y opina

Síguenos en Twitter y opina

El Dínamo

El Dínamo II

The Clinic

Publimetro

Radio Cooperativa

El Periodista

El Repuertero

La Hora, página 8

Soy Chile

Noticias 123

 

Tags:

Tal vez te interese