inserta tu búsqueda

Noticias

Histórico: Corte condena a Chile por vulnerar el derecho a la igualdad en caso Atala

Compartir

La Corte Interamericana de Derechos Humanos obligó al Estado de Chile a realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional por el fallo que despojó a Atala de sus hijas en razón de su orientación sexual. El Movilh aplaudió la sentencia, mientras que el Gobierno anunció que la acatará. Sin embargo, la Corte Suprema negó discriminación.

Reacciones: Gobierno, Corte Suprema, Senado

Declaración del Movilh

En un hecho histórico, la Corte Interamericana de Derechos Humanos“declaró a Chile responsable internacionalmente” de vulnerar los derechos a la igualdad y la no discriminación establecidos en la Convención Americana de Derechos Humanos  a raíz del fallo de la Corte Suprema que en mayo del 2004 despojó a la jueza Karen Atala de sus tres  hijas en razón de su orientación sexual.

En la sentencia, conocida públicamente anoche,  la Corte Interamericana consideró además que el Estado de Chile vulneró  con el fallo de la Corte Suprema otros variados principios de la Convención  en relación a Atala y sus hijas, como  son el derecho a la vida privada, a la protección a la honra,  la dignidad y la familia y el derecho de los niños a ser oídos, entre otros.

Acto seguido, el Tribunal Internacional estableció  que “la orientación sexual y la identidad de género son categorías protegidas por la Convención Americana bajo el término “otra condición social” (…) En consecuencia, ninguna norma, decisión o práctica de derecho interno, sea por parte de autoridades estatales o por particulares, pueden disminuir o restringir, de modo alguno, los derechos de una persona a partir de su orientación sexual”, añadió la sentencia.

En el ámbito de las reparaciones, la Corte ordenó al Estado de Chile “i) brindar la atención médica y psicológica o psiquiátrica gratuita y de forma inmediata, adecuada y efectiva, a través de sus instituciones públicas de salud especializadas a las víctimas que así lo soliciten; ii) publicar el presente resumen oficial de la Sentencia, por una sola vez, en el Diario Oficial y en un diario de amplia circulación nacional, y la totalidad de la Sentencia en un sitio web oficial; iii) realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional por los hechos del presente caso; iv) continuar implementando, en un plazo razonable, programas y cursos permanentes de educación y capacitación dirigidos a funcionarios públicos a nivel regional y nacional y particularmente a funcionarios judiciales de todas las áreas y escalafones de la rama judicial, y v) pagar determinadas cantidades por concepto de indemnización por daño material e inmaterial y por el reintegro de costas y gastos, según corresponda”.

En concreto el Estado fue condenado a pagar 34.798.196 pesos (72.000 dólares), de los cuales $4.841.499  (10.000 dólares) serán cada una de las tres hijas de Atala y el resto por los daños ocasiones a la madre, tanto económicos como morales.
Jueza Atala

La sentencia fue festejada hoy por la jueza Karen Atala a través de su vocera, Kena Lorenzini. “Ella está muy emocionada, muy contenta. En estos momentos está en un estado de introspección, siente que se quita el estigma de la mala madre, considerando que ella ha ejercido su rol amorosamente y responsablemente durante todos estos años, tanto con sus hijas como con su hijo”, dijo Lorenzini.

La vocera hizo la declaración en compañía de los abogados de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Jorge Contesse;  de la Corporación Humanas, Helena Olea y de Libertades Públicas, José Ignacio Escobar, todos los cuales representaron a Atala en el caso, luego de que el 24 de noviembre del 2004 la jueza interpusiera una demanda contra el Estado de Chile ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Más de siete años después, el 17 de septiembre del 2010, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos concluyó que “el Estado chileno incurrió en responsabilidad internacional por la violación de los derechos a la igualdad y no discriminación, vida privada y familiar, familia, protección especial de las niñas, garantías judiciales y protección judicial”, por lo que presentó una demanda ante la Corte.

Reacciones; Gobierno, Corte Suprema y Senado

A primera hora de hoy el ministro de Justicia, Teodoro Ribera, anunció que el Gobierno “implementará a la brevedad las medidas indicadas en la sentencia”. “El Gobierno de Chile reitera su inclaudicable apego al Derecho Internacional, al respeto a los derechos humanos y al cumplimiento de la sentencia”, agregó.

En tanto, el presidente del Senado, Camilo Escalona, dijo a Radio Cooperativa que con la sentencia “Chile queda en mal pie. Esta es una sanción por nuestro, precisamente, atraso institucional. Somos millones de personas las que nos educamos en una cultura machista y homofóbica, y tenemos que superarla, tenemos que construir una nueva cultura de tolerancia y diversidad”, adelantó.

“Creo que es este es un tirón de oreja a toda la nación chilena, no es sólo al Estado, porque acá tenemos que superar una cultura de discriminación que se ha marcado en la conducta del Estado”, puntualizó.

La Corte Suprema, empero, insistió a través de su vocero Jaime rodríguez en que no hubo discriminación con el fallo que despojó el 31 de mayo del 2004 a la jueza Atala de sus tres hijas en razón de su orientación sexual. “Yo creo que no hubo discriminación, el fallo se centró no tanto en la opción sexual, sino que en las posibilidades de riesgo de las niñas”.

“El problema fue que el fallo se sostiene sobre el interés superior del niño.  Sobre esa base considera que la situación actual del momento era de riesgo, por eso se le dio la tuición al padre”, dijo en el marco de declaraciones que fueron rechazadas al instante por el Movilh
Junto con demandar a  la Corte Suprema  un mea culpa, el Movilh sostuvo que en las declaraciones de Rodríguez se  “combina la ignorancia, por cuanto la homosexualidad no es una opción, con la inhumanidad y total falta de compromiso con los derechos humanos y para reconocer lo que es objetivo: el profundo daño causado a Atala y a sus hijas y que ha sido reconocido por una instancia internacional”, sostuvo el Movilh.

Añadió que “estos dichos de la Corte Suprema afectan profunda y negativamente la imagen de Chile, ya dañada con la sentencia de la CIDH, además de ser contrarias a lo planteado por el propio gobierno en orden a que cumplirá a cabalidad lo exigido por la Corte Interamericana”.

Declaración del Movilh

A continuación se reproduce la declaración del Movilh sobre la sentencia de la Corte Interamericana:

1.- Aplaudimos a la jueza Karen Atala por la persistencia de su lucha, nacional e internacional,  haciendo posible que hoy la Comisión Interamericana dé un paso, a nuestro juicio histórico, donde se acusa al Estado de una realidad: la violación a los derechos de no discriminación e igualdad de las personas con orientación sexual distinta. Ello deja a Chile en vergüenza internacional, pues queda explícito a nivel mundial que en nuestro país hay ciudadanos de primera y segunda categoría.

2.-  Una vergüenza graficada en que Chile pasará a la historia por ser el primer Estado en ser sancionado internacionalmente por discriminación basada en la orientación sexual, así como demostrativa de que nuestros compatriotas deben salir a buscar al extranjero la justicia negada en su propio país.

Y es que Atala agotó todas las diligencias necesarias para que su propio país revirtiera la atrocidad de ser apartada de sus tres hijas sólo por ser lesbiana, un hecho que dañó profundamente su integridad, con efectos que jamás podrán borrarse.  Casi ocho años  pasaron, tres gobiernos de por medio, y nada consiguió. Por el contrario el Estado se mantuvo firme en desconocer que hubo discriminación en su caso, aspecto que hoy la Corte Interamericana enmienda.

3.- Con la sentencia  ha quedado clara otra atrocidad: En Chile no se vulneran sólo los derechos de las personas de la diversidad sexual, sino también de sus familias, incluidos  los/as menores de edad, y en que el Caso Atala se expresó en que sus hijas no fueran escuchadas en el marco del proceso que las apartó de su madre. Este aspecto mancha, por donde se mire, la hoja de vida internacional de nuestro país en materia de respeto a derechos humanos básicos.

4.- Tras la sentencia nuestro Estado tiene no sólo en el deber de cumplir a cabalidad y en el plazo más breve posible las exigencias de la Corte. También debe aprender que no se pueden seguir vulnerando los derechos de las personas en razón de su orientación sexual o identidad de género e implementar las medidas necesarias para ello.

Y esto debe realizarse en forma urgente, pues la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya tiene en sus manos una segunda demanda contra el Estado, la que presentamos luego de que el 2008 la Corte Suprema negara a la profesora Sandra Pavez hacer clases de religión en Chile sólo por ser lesbiana. Además, estamos a la espera de que la Corte Suprema falle sobre nuestro recurso de protección sobre el matrimonio igualitario y, de recibir respuesta negativa, es claro que presentaremos una nueva demanda ante la Comisión Interamericana de DDHH.

5.- Entre las exigencias de la Corte Interamericana destaca que el Estado debe realizar un acto público de reconocimiento por el daño causado.  A nuestro entender ello debe considerar en primer lugar disculpas públicas a la jueza y a sus tres hijas, así como el reconocimiento de dos errores: el haber dañado a una familia en función de principios homofóbicos, así como el haber persistido en forma insensible en que la Corte Suprema procedió sin discriminar, lo que tuvo un doble impacto negativo.

6.- El reconocimiento público de la responsabilidad también pasa porque la Corte Suprema haga un contundente mea culpa, donde indique claramente que los jueces que votaron contra Atala no respetaron los principios de igualdad y no discriminación garantizados en la Carta Magna y que, por el contrario, actuaron arbitrariamente en función de su prejuiciosa escala de creencias religiosas y de valores.

7.- La sentencia marca un hito en la defensa de los derechos humanos de las minorías sexuales de Chile y, a nuestro entender, también del mundo, de eso no hay duda. A 20 años de creada nuestra organización hemos visto como día a día se dañan los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, pero también tras dos décadas hoy vemos con felicidad como la impunidad está llegando a su fin desde variados frentes,  siendo uno de esos el internacional, como ocurre hoy con la Corte Interamericana.

8.- Sin desmerecer bajo ningún punto de vista la sentencia de la CIDH, pues la consideramos de la máxima importancia y relevancia, estimamos que esta debió considerar en las reparaciones todas las medidas recomendadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, tras la demanda presentada el 17 de septiembre del 2010.

En específico echamos de menos  la solicitud de la Comisión para ordenar a Chile “medidas correctivas como legislación, políticas públicas y programas para erradicar y prohibir la discriminación con base en la orientación sexual en todas las esferas de ejercicio del poder público, incluyendo la administración de justicia”, pues la Corte al respecto sólo pide “programas y cursos permanentes de educación y capacitación dirigidos a funcionarios públicos a nivel regional y nacional y particularmente a funcionarios judiciales de todas las áreas y escalafones de la rama judicial”.

Con todo, tenemos conciencia de que el respeto integral a los derechos humanos es un proceso que va en ascenso a nivel mundial y que la CIDH hoy ha dado una señal concreta contra la discriminación y ha sentado un precedente para que en el futuro al analizar casos similares sus sentencias puedan ir adecuándose cada vez más a las demandas y exigencias de quienes ven vulnerados sus derechos en manos de sus propios Estados.

9.- Por último insistimos en expresar nuestra total felicitación a Atala por su valentía, así como a quien era su pareja durante el inicio de este proceso, la historiadora Emma de Ramón, quien también junto a las tres menores fue víctima de una brutal discriminación y pese a ello se levantó para hacer valer sus derechos donde fuese necesario.

Síguenos en Facebook y opina

Síguenos en Twitter y opina

Sentencia completa de la Corte Interamericana

Resumen sentencia de la Corte Interamericana

En los Informes de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual, la historia y los avances que año a año que fue teniendo el Caso Atala

Notas relacionadas:

La 3ra TV 

La Tercera

Radio Cooperativa

Radio Cooperativa II

La Segunda

Radio Biobío

El Mercurio

El Mostrador

Radio Universidad Chile

Canal 13

Soy Chile

Soy Chile II

Cuatro Letras

Radio Allen

El Ciudadano

El Martutino

Cambio 21

La Segunda

Prensa Hoy

El Ranhuaso

Belelú

El Mundo España

Que, España

 

Tags:

Tal vez te interese