inserta tu búsqueda

Noticias

En el Día del Trabajo llaman a respetar la no discriminación garantizada en la Justicia Laboral

Compartir

En los últimos dos años se registra en Chile un explosivo aumento de la discriminación laboral basada en la orientación sexual y la identidad de género. Para ayudar a combatir el grave problema, la docente Sandra Pavez, afectada por un caso emblemático de lesbofobia laboral en Chile, se une al activismo. 

De acuerdo al VI Informe Anual de Derechos Humanos de las Minorías Sexuales de Chile, elaborado por Movilh, la discriminación laboral contra personas identificadas a gays, lesbianas, bisexuales o transexuales experimentó un explosivo aumento el año pasado, pasando de uno a 10 casos entre el 2006 y el 2007.

Jueces, policías y profesores se cuentan entre las personas a quienes se les ha impedido el derecho al trabajo garantizado en la Constitución y en variados tratados internacionales, y en la mayoría de las ocasiones los actos discriminatorios han quedado en la absoluta impunidad, denunció el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

Al respecto, el Movimiento llamó ayer a través de diversos medios a erradicar la discriminación por orientación sexual e identidad de género en el trabajo recordando que la Nueva Justicia Laboral, que estará vigente en todo Chile el 2009, enfrenta de manera específica el tema.

La Nueva Justicia contiene un procedimiento de tutela laboral que permitirá  a los afectados por discriminación iniciar juicios orales y públicos y obtener reparaciones e indemnizaciones en un plazo de 90 días, mientras que en la actualidad procesos de pugnas entre empleados y empleadores demoran unos tres años.

La no discriminación es garantizada en función de lo establecido en articulo 2 del Código del Trabajo, según el cual están prohibidas las discriminaciones basadas en “raza, raza, color, sexo, edad, estado civil, sindicación, religión, opinión política, nacionalidad, ascendencia nacional u origen”.

“Esto no hace referencia a la orientación sexual y al género, pero tras años de lucha y de proyectos conjuntos del Movilh con el Ministerio del Trabajo y la Dirección del Trabajo, este emitió el 2004 un dictamen donde se señala expresamente que el artículo 2 del Código del Trabajo es también aplicable a las minorías sexuales”, puntualizó el Movilh.

En tanto, la profesora de religión Sandra Pavez, quien está impedida en Chile de hacer clases de religión en razón de su orientación sexual, ha decidido sumarse simbólicamente en el Dpia del Trabajo en la la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres trabajadoras lesbianas, a objeto de contribuir a erradicar la discriminación en el sistema laboral.

La docente, quien no puede hacer clases por una decisión de la Iglesia Católica que fue refrendada por la Corte Suprema, se sumará en sentido desde hoy  a las filas del Movilh, donde esarrollará talleres para orientar a gays, lesbianas, bisexuales o transexuales que se identifican con el catolicismo o el cristianismo, así como para ayudar a quienes padecen discriminación laboral.

 Notas relacionadas: 

Sentido G 

Tags:

Tal vez te interese