inserta tu búsqueda

Destacado Ley Zamudio

Comisión de DDHH da luz verde a la prohibición absoluta de las terapias para curar la homosexualidad o la transexualidad

Compartir

En el marco de la reforma a la Ley Zamudio. El Movilh festejó que “triunfaron los derechos humanos y perdió el Gobierno”, luego de que la Subsecretaria de DDHH del Ministerio de Justicia, Lorena Recabarren,  se opusiera a la prohibición absoluta de las terapias reparativas.

En el marco de la Reforma a la Ley Zamudio, la Comisión de Derechos Humanos del Senado, encabezada por Juan Ignacio Latorre, aprobó hoy la prohibición absoluta de las terapias reparativas de la homosexualidad o la transexualidad, avance festejado por el Movilh, organismo que la semana anterior se manifestó a favor de esta propuesta.

Con los votos a favor de los senadores/as Latorre, Alejandro Navarro y Adriana Muñoz y el pronunciamiento en contra de Iván Moreira y Felipe Kast, la Comisión aprobó así la indicación de la mencionada parlamentaria, la cual considera “discriminación arbitraria, todo acto, práctica y/o tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico, o de cualquier otra naturaleza que tenga como objetivo modificar la orientación sexual o la identidad o expresión de género de una persona o un grupo de personas”.

La aprobación tuvo lugar luego de la que la Subsecretaria de DDHH del Ministerio de Justicia, Lorena Recabarren, se opusiera a la misma, señalando que no debían sancionarse tales terapias cuando las personas se someten voluntariamente las mismas.

“La forma en que está redactada  (la indicación de la senadora Muñoz) está en términos absolutos, y podría incluso aplicar sea casos donde pudiera existir la anuencia de la persona que se vaya a tratar. Y ahí tendríamos un problema,  porque podríamos ir contra  la voluntad de una persona”, dijo en esa ocasión Recabarren, tras lo cual el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) exigió su renuncia y protestó en el frontis del Ministerio de Justicia.

Hoy se rechazó una nueva indicación del Ejecutivo que buscaba ahora garantizar que las personas LGBTI puedan ser atendidas por profesionales de la salud mental para atender aspectos no originados por su orientación sexual o identidad de género, como pretendiendo dar un vuelco u ocultar las motivaciones originales de Recabarren.  “Las terapias, prácticas o tratamientos -que pueden ser de naturaleza médicos, psicológicos o psiquiátricos- que tengan como objetivo obstaculizar o menoscabar la orientación sexual, la identidad o expresión de género, de una persona constituyen siempre  un acto de discriminación”, señaló la indicación el Gobierno, que el senador Kast prefirió respaldar, en rechazo a la propuesta finalmente aprobada.

“Hoy hay triunfado la cordura. Tardíamente, pero triunfó y se suma a lo ya prohibido por el Minsal desde el 2016. Prohibir de manera absoluta las terapias reparativas de la homosexualidad o la transexualidad es un triunfo para los derechos humanos, para las personas LGBTI y una derrota para el Gobierno, el cual insiste hasta ahora, de manera directa o indirecta, con vincular en la ley a las categorías de  orientación  sexual, identidad o expresión de género con aspectos médicos, , dando así un trato especial y discriminador en relación a otros sectores sociales que protege la Ley Zamudio y a para los cuales el Ejecutivo no ofrece ninguna indicación sobre estas materias”, señaló el Movilh

Notas relacionadas:

Protestan en el frontis del Ministerio contra las terapias que “curan” la homosexualidad y la transexualidad

Horror: Subsecretaria de DDHH quiere que Ley Zamudio permita en ciertos casos las terapias para “curar” la homosexualidad o la transexualidad