inserta tu búsqueda

Noticias

Campaña internacional frena brutal ley contra la diversidad sexual en Uganda

Compartir

La polémica norma condenaba a muerte a las personas LGBT y a prisión a quienes apoyaran a la diversidad sexual. La ley iba a ser debatida este mes en el Parlamento, pero la movilización internacional impidió que, al menos por ahora, ello no ocurriera.

 

Diversas campañas internacionales lograron este mes paralizar  que el Parlamento de Uganda discutiera la homofóbica y transfóbica norma promovida por el diputado David Bahati (en la fotografía), considerado un criminal por el movimiento mundial de la diversidad sexual.

En Chile la noticia fue recibida con “satisfacción” por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), instancia que  al igual que muchas en el mundo animó a las personas a través de diversas redes de intenet a sumarse a las campañas internacionales que hacían un llamado de atención al presidente de Uganda, Yoweri Museveni a objeto de impedir el avance del criminal proyecto.

“Estamos satisfechos porque la norma paralizó su discusión, pero muy alerta porque el debate puede reflotar y, en  especial porque con o sin esta polémica ley, los derechos humanos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales son permanente violentados en Uganda. A nuestros compañeros y compañeras de ese país le damos toda la fuerza”, sostuvo el Movilh.

Entre las campañas internacionales contra la norma destacaron  “Uganda: Detengamos la Ley para matar a los gay ” y “12 horas para detener la ley anti-gay en Uganda”,   lideradas por las asociaciones Allout y Avaaz, en forma respectiva.

Con todo, y según las agencias de Uganda, aún se desconoce si la paralización del debate parlamentario, derivará en que el proyecto sea definitivamente eliminado, por lo que se mantiene la alerta.

La polémica ley, que viene proponiéndose desde el 2009,  establece la condena a muerta para la población LGBT “en ciertos casos”, mientras que cualquiera que “ayudase, aconsejase o ayudase a otra persona a cometer actos de homosexualidad” (por ejemplo, si alquilase una casa o una habitación a un homosexual ) se enfrentaría a siete años de prisión. No informar de cualquier violación de esta ley también constituiría delito”.

Uganda tiene un historial de crueles crímenes homofóbicos, siendo el más reciente el que afectó al activista David Kato , quien fue asesinado luego de que su rostro apareciera en la portada de un diario que llamaba a colgar a los gays.

Tags:

Tal vez te interese