inserta tu búsqueda

Noticias

Movilh espera que investigación del Ejército termine con destitución de comandante homófobo

Compartir

Si bien se valoró que tras el malestar del Gobierno  fuese el propio Comandante en Jefe del Ejército quien rechazara un instructivo discriminatorio, el Movilh estimó que debe sancionarse al responsable. En tanto, un cabo del Ejército que denuncia homofobia presentó un recurso de protección con el apoyo del diputado Gutiérrez, el Movilh se reunió con el subsecretario para las FFAA y la senadora Alvear y el PS repudiaron el documento.

El Movimiento de Integración  y Liberación Homosexual (Movilh) calificó hoy como un ”avance de gran simboliso” que fuese el propio Comandante en Jefe del Ejército, general Juan Miguel Fuente-Alba Poblete, quien  ofreciera disculpas y rechazara públicamente discriminación en su rama, además de anunciar la revisión y derogación de reglamentos arbitrarios, luego de conocerse un instructivo del Jefe de la I División, Cristián Chateau (en la fotografía),  que pide excluir  a funcionarios  sobre la base de la orientación sexual o la posición socioeconómica.

Fuente-Alba se pronunció tras variadas críticas sociales y luego de que elMinistro de Defensa, Andrés Allamand, pidiera al Ejército adecuar estrictamente su normativa interna y su accionar institucional a lo dispuesto en Ley Zamudio ordenando a  ‘todos los órganos de la administración del Estado elaborar e implementar las políticas destinadas a garantizar a toda persona sin discriminación arbitraría el goce y ejercicio de sus derechos y libertades reconocidos por la Constitución Política de la República, las leyes y los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentran vigentes’”.

Acto seguido, y en medio de continuas peticiones de  destitución de Chateau solicitadas por el Movilh, Fuente-Alba dijo  hoy que “quisiera en esta oportunidad hacer públicas como comandante en jefe del Ejército mis más sinceras disculpas a cualquier persona que se hubiese afectada en su conciencia por expresiones tan desafortunadas como las que se han colocado en un documento interno”.

Añadió que  “yo quiero que el pueblo chileno tenga confianza en el Ejército. En este sentido, quiero que tengan la certeza que en el Ejército no hay discriminación de ninguna naturaleza y eso he sido enfático en señalarlo y también lo he señalado en las unidades, en regiones con el personal, en las reuniones con los mandos que reciben regimientos y en los generales que integran el Alto Mando”.

Sobre el polémico instructivo apuntó que “desde el momento que he tenido conocimiento de esto, he hecho todas las averiguaciones (…) y voy a aplicar todas las medidas disciplinarias que estén en mis atribuciones”.

A nivel gubernental la reacción más enérgica provino del vicepresidente de la República, Rodrígo Hinzpeter, quien horas después de los dichos de Allamand no dudó en calificar al instructivo de ilegal.

“El documento me parece gravísimo, completamente injustificado, completamente desenfocado con la realidad actual de nuestro país y debe —inmediatamente— ajustarse a la norma de la ley antidiscriminación que el gobierno del Presidente Piñera promulgó hace pocos meses”, precisó.

Redondeó que es “un documento de tiempos absolutamente pasados, que no se condicen ni con la realidad ni con el ánimo que tenemos hoy día los chilenos, ni tampoco con una ley y, por tanto, punto final. Esos reglamentos o esos protocolos simplemente hoy día son ilegales y deben ajustarse en forma inmediata a la ley que promulgó el presidente Piñera”.

Reacción del Movilh  y reunión con subsecretario

El Movilh  calificó como un avance la respuesta de Allamand, como enérgica la de Hinzpeter y como un “aporte del mayor simbolismo” los dichos de Fuente-Alba, sin embargo fue enfático en señalar que toda declaración es insuficiente mientras no se traduzca en prácticas concretas.

“Cuando el Ejército reconozca que al interior de sus filas hay discriminación (algo que quedó demostrado con el polémico instructivo y que Fuente-Alba  contradictoriamente no reconoce), las investigaciones terminen con la necesaria destitución de Chateau y se implementen políticas públicas concretas contra las exclusiones al interior de las Fuerzas Armadas podremos hablar de un cambio real. Caso contrario, cualquier señal o anuncio  se volverá insuficiente a la luz de la gravedad de los hechos conocidos”.

Fue en ese sentido, que el Movilh entregó hoy  una misiva al ministro Andrés Allamand donde solicitó la renuncia de Chateau, al tiempo que se reunió con el Subsecretario para las Fuerzas Armadas, Alfonso Vargas Lyng, a quien demandó políticas públicas contra las exclusiones, acordándose que se reactivará el trabajo que para esos fines dicho movimiento había iniciado este año con el Ministerio de Defensa.

En la carta dirigida a Allamand y en la reunión con Vargas Lyng, el Movilh añadió que “la percepción que tiene el comandante Chateau de las diferencias sociales, culturales y naturales constituye un peligro para la integridad física y psicológica de aquellos miembros del Ejercito que él arbitraria y erróneamente identifica como no aptos para pertenecer a las ramas, pues refleja un prejuicio afianzado y vivo,  al margen de la existencia o no de un reglamento o instructivo que lo valide”.

“Dada la estructura vertical de las Fuerzas Armadas, lo que piense o señale un comandante genera claramente un efecto multiplicador, en este caso un mal y peligroso ejemplo que debe erradicarse de raíz”, sostuvo al Movilh.

Junto con recordar en la carta a Allamand que el pasado 7 de agosto “usted fue enfático en señalarnos que no se puede discriminar por orientación sexual o identidad de género y más aún, nos indicó que no existían reglamentos o normas que discriminaran arbitrariamente por ninguna razón”, el Movilh pidió las siguientes medidas al ministro:

  • Iniciar al instante una investigación sobre los alcances  y efectos concretos que ha tenido al interior del Ejército el mencionado instructivo, pues es claro que éste ha ido acompañado de discursos de odio y que involucran a más funcionarios que Chateau.
  • Explicar cómo y cuándo se ha derogado el mencionado instructivo y haga pública la versión que lo ha reemplazado.
  • Exigir al Ejército que elimine al instante cualquier instructivo, reglamento o procedimiento interno que discrimine arbitrariamente a las personas, no dando por hecho la inexistencia de más eventuales normas como las denunciadas por Canal 13.
  • Posibilite a los organismos de derechos humanos dar charlas de capacitación sobre la necesidad del respeto a las diferencias,  a objeto de contribuir a la generación de climas respetuosos de la diversidad en las Fuerzas Armadas.
  • Emitir un instructivo, basado en la Ley Antidiscriminación, que inste a las Fuerzas Armadas a respetar y hacer valer tal norma.

Sub-oficial discriminado

En la  reunión y en la carta  también el Movilh expresó preocupación  por el sub-oficial del Ejército que acusó invasión a su vida privada y discriminación por orientación sexual en Tocopilla, por lo que se pidió al Ministerio de Defensa “que instruya y exija resguardos a la integridad física y psicológica de quienes denuncian atropellos  al interior de sus ramas, investigue todos los episodios de exclusión arbitraria de los que ha tenido conocimiento y asegure sanciones contra los responsables”.

Al respecto el diputado Hugo Gutiérrez presentó hoy en la Corte de Apelaciones de Santiago un recurso de protección a favor del ex militar, denunciando que éste “fue objeto de hostigamientos, intervenciones telefónicas, tomándose al parecer de esa forma conocimiento de su orientación sexual . Tras ello comenzó a ser aislado, llevado a puestos de poca relevancia y no se le promueve, padeciendo una serie de acosos laborales”

Relató que “frente a los insultos reiterados presentó su renuncia y se trasladó a Iquique, donde me pidió ayuda”.

El caso del funcionario, que  prestó servicios de inteligencia durante 13 años y continuó padeciendo hostigamientos y llamadas tras su renuncia el Ejército, fue conocido anoche por el Equipo de Reporteros de Canal 13, el cual hizo público el polémico instructivo de Chateau.

En dicho instructivo, firmado el pasado 20 de febrero por Chateau Magalhaes, se sostiene que debe reclutarse a los “ciudadanos más idóneos moral e intelectualmente capacitados, debiendo excluir aquellos que presenten problemas de salud física, mental, socioeconómica, delictuales, consumidores de drogas, homosexuales, objetores de conciencia y testigos de Jehová”.

Si bien Chateau ha señalado que modificó y derogó el polémico instructivo,  en virtud de la aprobada Ley Antidiscriminación, al mismo tiempo validó sus contenidos en la prensa, dando una señal clara de lo que arbitrariamente considera como personas idóneas para servir en el Ejército.

“La discriminación es contraria a las disposiciones del Ejército. El sentido de “excluir” no es discriminatorio, sino que estas persona tengan la posibilidad de excluirse del Servicio Militar si así lo estiman conveniente”, dijo Chateau al justificar su medida.

Junto a los rechazos expuestos, el instructivo fue también repudiado por la senadora Soledad Alvear y la bancada de PS.

“Me parece indignante que habiendo aprobado la ley antidiscriminación exista este tipo de actitudes de un órgano del Estado que discrimina de esta manera a personas que deben y pueden al igual que cualquier otro chileno o chilena ingresar al Ejército”, dijo Alvear.

Por último,  el jefe de la bancada de diputados socialistas, Marcelo Schilling, calificó el documento es “absolutamente atentatorio contra los derechos y las libertades individuales consagradas en la Constitución y con el carácter laico que debe tener el Estado de Chile”.

Síguenos en Facebook y opina

Síguenos en Twitter y opina

Notas relacionadas