Miles de personas exigieron urgencia al Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) en Marcha por la Justicia

marcha-por-la-justicia-2013

En compañía de sus familias y amigos, lesbianas, gays, bi,  trans y heterosexuales marcharon pacíficamente por el centro de Santiago, en medio de un desmedido despliegue policial y sin posibilidad de rendir homenaje a Daniel Zamudio en el Parque San Borja, pues la Intendencia prohibió en forma arbitraria por primera vez el paso de este desfile por la Alameda.

Más de 30 mil personas desfilaron ayer pacíficamente por la Avenida José María Caro para exigir urgencia en la tramitación del Acuerdo de Vida en Pareja, AVP, así como la máxima sanción contra los asesinos del joven Daniel Zamudio, en el marco de la Marcha por la Justicia y los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual que organizó el Movilh con el respaldo y colaboración de una decena de colectivos sociales.

La columna, que inició frente a la  Fuente Alemana y terminó con un evento cultural en el Puente Recoleta,  fue encabezada por la Fundación Daniel Zamudio y por familiares y amigos del joven asesinado, tras los cuales se ubicaron familias, jóvenes, niños y adultos mayores de todas las orientaciones sexuales e identidad de género.

La alta concurrencia a la marcha fue festejada por el Movilh, por cuanto “una vez más se demostró que no sólo las minorías sexuales están con nuestros derechos, sino que la sociedad en su conjunto” y porque llegaron miles pese a ser la primer desfile organizado por la diversidad sexual en marzo y en un fin de semana largo,  en medio de variados obstáculos puestos por la Intendencia para su realización,

“Aquí ha pasado más de un año y medio desde que el Gobierno envió al Congreso el AVP y aún no lo pone urgencia, pese a que estamos en el último período de la administración de Piñera. Esto es preocupante, por cuanto la mayoría de los parlamentarios se ha mostrado a favor de este norma, faltando sólo que el Ejecutivo ponga el acelerador. Miles de parejas lo requieren”, apuntó el vocero del Movilh, Oscar Rementería.

Añadió que “también marchamos por justicia para Daniel Zamudio. La sanción para los responsables del atroz crimen que le quitó la vida debe ser la máxima que estipula la ley. Debe ser una sanción ejemplar para que nunca más”.

Al inicio intervino también la presidenta de Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fríes, el senador Ricardo Lagos Weber, los pre-candidatos presidenciales Tomás Jocelyn-Holt y Marcel Claude, representantes de los partidos Humanista, de Red Liberal, el Partido Comunista y el PS, mientras que autoridades de la DC enviaron sus saludos, el abanderado del PRO, Marco Enríquez-Ominami.

La marcha contó con la coloración y/o asistencia de Amnistía Internacional, el Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo (Miles), Triagrama, Diversidades Creando, Unión por la Diversidad Sexual. Agrupación de Minorías Sexuales, Agrupación de Amigos y Familiares de la Comunidad Gay, Fundación Daniel Zamudio, Agrupación de Mormones de Gays y Lesbianas, Oficina de la Diversidad de San Antonio, Grupo Diversidad del Sindicato Líder, Centro Cultural Lésbico Frida Kahlo Liber-H Chile Gay Deportes, Sindicato Transexual Amanda Jofré y Hod Chile, Judíos por la Diversidad, algunos de cuyos representantes también dieron discursos al inicio.

El evento finalizó con un acto cultural animado por Paulette Favres, donde expresaron su arte los cantantes Javiera Mena y Fernando Milagros, así como variados transformistas.

REPRESION POLICIAL

La nota negativa en torno a la marcha la pusieron el Gobierno, la Intendencia y Carabineros, pues por primera vez en 21 años de eventos públicos y marchas organizadas por las minorías sexuales, se prohibió que desfilar por la principal Avenida del país, la Alameda, y terminar en el Paseo Bulnes, frente a La Moneda, pese a que el permiso se había solicitado con anticipación y a que nunca ha habido disturbios en actos organizados por la diversidad sexual.

El rechazo a movilizarse pacíficamente fue tan extremo, que la Intendencia definió arbitrariamente el recorrido de la marcha e impidió una salida intermedia, cual era avanzar a lo menos hasta el Mac-Iver, para poder rendir un homenaje a Zamudio en el Parque San Borja, donde fue atacado el 3 de marzo del 2012.

Ante ello,  Rementería, se desplazaron de todas formas al San Borja y lograron llegar al lugar, pese a la prohibición de las policías. “El Gobierno no nos va a decir donde tenemos que recordar a nuestros muertos. Este es el lugar donde Daniel Zamudio fue atacado, no donde el Gobierno dice que marchemos”, dijeron.

La represión policial, amparada por la Intendencia, llegó a tal nivel de virulencia, que impidió incluso que la marcha iniciara en su lugar histórico, la Plaza Italia, pese a que ello sí estaba autorizado por la autoridad, corriendo en forma prepotente a los organizadores del lugar. Más aún, las policías cercaron Plaza Italia e impidieron el libre desplazamiento de personas con banderas, en medio de un exagerado e inédito despliegue que incluyó Fuerzas Especiales, carros lanzaguas y carros lanza gases que intimidaron a los asistentes, en especial a las familias con niños.

“Esta es una política autoritaria y antidemocrática, contraria  a la constitución y que daña a la marcha más pacífica del país. Esta política no busca seguridad, por el contrario la daña y altera. La Alameda es de toda la sociedad y en nuestras próximas convocatorias nos preocuparemos de que ello sea respetado. Este es el primer incidente en un marcha de la diversidad sexual, y el gobierno y la intendencia son los únicos responsables de ello”, criticó el presidente del Movilh, Rolando Jiménez

[AFG_gallery id='31']

_________________________________________

Notas relacionadas:

Videos Youtube (de los asistentes)

Previa a la marcha