inserta tu búsqueda

Tribunales se declaran incompetentes para resolver recurso de madre de crianza por la custodia de su hija

Compartir

Jacqueline Díaz crió desde su nacimiento a la niña de 4 años, pero  su ex pareja, la madre biológica,  la despojó de su hija en forma abrupta y sin aviso.

Los Juzgados de Familia de San Miguel y Puente Alto se declararon incompetentes para resolver un recurso legal interpuesto por una madre crianza, Jacqueline Díaz (en la fotografía a la izquierda), a favor de su hija de cuatro años, a quien no puede ver desde diciembre pasado.

Díaz, quien siempre ha vivido con la niña y es su apoderada en el jardín infantil, fue despojada de la menor por la madre biológica, la misma que a los tres meses de nacer su hija abandonó el hogar.

“El 22 de diciembre Jacqueline y su ex pareja, la madre biológica, acordaron que la niña pasaría la Noche Buena en casa de la segunda. Sin embargo, la madre biológica no regresó a la niña a su casa el 25 de diciembre, como estaba comprometido y desde ese momento le ha impedido todo contacto con Jacqueline”, indicó el Movilh.

“Lo dramático es que la niña ya va a cumplir dos meses fuera del hogar donde nació y siempre vivió, pero los tribunales aún no resuelven un recurso de cuidado provisorio interpuesto por la madre de crianza, demora a que a todas luces violenta el interés superior del niño”, sostuvo el Movilh.

En efecto, aún cuando el Primer Juzgado de Familia de San Miguel había admitido el recurso el pasado 8 enero, en una audiencia posterior se declaró incompetente, argumentando que el caso debía ser visto en Puente Alto, pues ese era el domicilio permanente de la niña.

“Sin embargo, el miércoles anterior, fue el Tribunal de Puente Alto el que se declaró incompetente, por estimar que el caso debía ser visto en la comuna donde la niña reside actualmente, es decir en San Miguel. Esto es una burla”, indicó el Movilh.

En virtud de lo expuesto “será entonces la Corte de Apelaciones de San Miguel la que resolverá que tribunal es el competente, lo cual implica una demora excesiva que afecta la estabilidad de la niña y su familia”, dijo la abogada del Movilh, Melisa Manfredi (en la fotografía a la derecha), quien representa a Jacqueline.

Apuntó que “esperamos que en este juicio se imponga el interés superior del niño, lo cual pasa porque una menor de 4 años pueda regresar al única casa que identifica como su hogar y pueda recibir el cariño de Jacqueline, su madre de crianza”, redondeó Manfredi

Para el Movilh “este caso demuestra la gran vulnerabilidad de las familias homoparentales en Chile, pues a la hora de un conflicto, el padre o la madre de crianza carecen de todo tipo de derechos o sus demandas no son oídas a tiempo, lo cual tiene un negativo efecto en los hijos/as. En el caso de Jacqueline, esperamos que los tribunales resuelvan reconociendo los lazos familiares involucrados”, puntualizó.

Notas relacionadas: