inserta tu búsqueda

Noticias

Municipio de Santiago implementará medidas de seguridad en el Parque Forestal tras ataques homofóbicos

Compartir

Dos personas fueron agredidas física y verbalmente en menos de 24 horas, siendo ambas insultadas en razón de su orientación sexual Podría tratarse de una banda que opera en el lugar.

La Ilustre Municipalidad de Santiago señaló hoy al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) que está analizando la implementación de medidas de seguridad en el Parque Forestal, luego de que dos personas padecieran ataques homofóbicos en dicho lugar en el transcurso de este semana.

Luego de que el Movilh informara de los ataques al municipio, el encargado comunal de la Oficina de Inclusión y No Discriminación, René Pardo, sostuvo que reportarán los hechos a los órganos de seguridad “para que nos puedan señalar qué medidas de resguardo se pueden tomar a objeto de que este tipo de situaciones no se repitan (…) El Municipio tomará las acciones necesarias para resguardar la integridad de todas las personas”.

A la par, el municipio lamentó “profundamente lo ocurrido” y condenó “este tipo de actos violentos, cobardes y homofóbicos”.

El Movilh valoró la “rápida reacción de la municipalidad, encabezada por la alcaldesa Carolina Tohá, frente a este y otros tipo de abusos que han ocurrido en la comuna en razón de la orientación sexual o identidad de género de las personas. Estas señales de la autoridad, sin duda contribuyen a paliar el daño causado a las víctimas”.

En el transcurso de esta mañana el Movilh había informado a la Municipalidad de Santiago que en un plazo de 24 horas dos personas gays fueron atacadas en un mismo sector del Parque Forestal,

“Se trata de ataques con características muy similares y con insultos homofóbicos muy parecidos. Sospechamos y tememos que exista en el sector una banda de delincuentes atacando y robando a personas, no sólo por su orientación sexual, pero cuando se trata de gays, arremeten con especial fuerza y violencia, como queda claro con los insultos homofóbicos”, sostuvo el Movilh.

A la par, el organismo expresó su “solidaridad a los afectados, a sus familias y seres queridos. Esperamos que se recuperen de estos traumas, que no sólo son físicos, pues el impacto emocional perdura por mucho tiempo”.

El primer ataque caso ocurrió el martes en la noche, al interior del Parque Forestal, a pasos del Castillo, afectando a un joven a pocas cuadras de su casa

Aunque el joven entregó en forma rápida su celular, siguió siendo golpeado, le rompieron botellas en la cabeza, lo tiraron al suelo y lo despojaron de su celular.

“Me decían que “ahí cagué”, “te las estabas buscando por maricón””, relató el joven, quien quedó con dos dedos fracturados y deberá ser operado el lunes.

El afectado señaló que su orientación sexual quedó al descubierto por su forma de vestir.

“Mis Familiares me han dicho cosas del tipo que debería teñirme el pelo oscuro o debería vestirme más piola, pero no. En principio igual lo pensé, pero actuar así va en contra de quien soy realmente y es darle el gusto a los que me hicieron esto. Siento que es como pensar que por usar faldas cortas las minas andan buscando que las violen””, relató.

El segundo hecho ocurrió el miércoles en la noche, y afectó a un joven identificado como Gustavo Astorga, en el borde del Parque Forestal, a sólo metros del incidente previo.

“Me atacaron, me pegaron, me humillaron”, se lamentó Astorga.

Añadió que “me había separado recién de mi amigo con el que salí a bailar, y caminaba una cuadra para tomar taxi, cuando me topé con un grupo de 5 o 6 hombres al que no le presté atención”.

“Cuando pasaron por mi lado uno me empujó y otro me pegó una patada en la guata que me tiró al suelo. De inmediato comencé a intentar defenderme, además de gritar desesperadamente pidiendo ayuda, pero ellos ahogaban mis gritos con patadas en la cabeza, la guata y muchos “cállate maricón”, “te vamos a matar, maricón”, “cagaste, hasta aquí llegaste maricón, te vamos a matar” mientras me pateaban y pegaban en el suelo. A duras penas logré defenderme y salir corriendo”, relató.

Puntualizó que “jamás en mi vida había sentido tanto miedo, ni me había sentido tan expuesto a que, literalmente, me mataran. Y no puedo parar de pensar en que si hubiera sido alguien con un poco menos de fuerza, o un poco más borracho, lo hubieran logrado matar ahí, como si nada”.