inserta tu búsqueda

Noticias Trans

Dirigentas del Sindicato Amanda Jofré golpean a activistas del Movilh y amenazan con “marcar” sus cuerpos

Compartir

Declaración pública:

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denuncia e informa que este viernes nuestros/as activistas fueron golpeados/as y amenazados/as por dirigentas del Sindicato Amanda Jofré, quienes llegaron hasta el Registro Civil de Santiago para funar el lanzamiento de una campaña informativa sobre la Ley de Identidad de Género.

El Movilh, organismo que participó de todas y cada una de las sesiones parlamentarias sobre la ley de identidad de género y contribuyó significativamente a mejorar el proyecto, tenía programado lanzar la campaña informativa así como efectuar un punto de prensa con sus activistas trans, gays y lesbianas.

En ese momento las dirigentas del Sindicato Amanda Jofré comenzaron a gritar que el “Movilh no tiene derecho a hablar por nosotras, ustedes son hombres, no trans”. Pues bien, lo concreto es que jamás hemos hablado en nombre de dirigentas del Sindicato Amanda Jofré. A través de nuestras/as dirigentes trans solo estábamos lanzando una campaña y actuando en representación de la misma, así como de nuestro trabajo para erradicar la transfobia.

Cada día el Movilh atiende y asesora a personas trans que en Chile denuncian abusos u atropellos en razón de su identidad de género, al tiempo que hemos conseguido logros emblemáticos para el sector en el terreno de la salud, la educación y el trabajo. En representación de ello, hablamos.

La situación del pasado viernes lamentablemente alcanzó niveles desproporcionados, cuando las dirigentas del Sindicato Amanda Jofré señalaron que nuestra activista trans, Paula Dinamarca (quien suma 25 años de activismo en el Movilh), no podía hablar, porque “no está operada, nosotras estamos operadas”, lo que constituye una expresión abiertamente transfóbica e invasiva de la vida privada. Luego la siguieron a cada entrevista que dio con los medios, para impedir que su voz se escuchara, además de darle manotazos en su cuerpo. De estos, son testigos algunos periodistas presentes en el lugar.

Posteriormente, las dirigentas del Sindicato Amanda Jofré golpearon por la espalda al presidente de nuestra organización, Gonzalo Velásquez, y comenzaron a lanzar insultos contra nuestro vocero, Oscar Rementería, y nuestro histórico activista, Rolando Jiménez, quien pese a una delicada enfermedad que lo aqueja, nos acompañó en ese importante hito,

En todo momento, las dirigentes del Sindicato Amanda Jofré estaban grabando lo ocurrido, quizás a la espera de alguna reacción defensiva que luego presentarían como ofensiva a objeto de distorsionar la realidad.

La situación comenzó a rayar a la ilegalidad cuando las dirigentes del Sindicato Amanda Jofré amenazaron a nuestros activistas con que “les vamos a marcar el cuerpo donde los veamos”.

Por todo lo expuesto, apuntamos:

1.- Repudiamos todo acto de violencia y transfobia, los cuales deben ser erradicados y prevenidos por cada una de las personas e instituciones de nuestra sociedad.

2.- Rechazamos que de una manera antidemocrática y dictatorial se pretenda que guardemos silencio para hablar de nuestro propio trabajo o que dejemos de trabajar o ejecutar acciones a favor de las personas LGBTI. Eso no ocurrirá jamás.

3.- Resaltamos el llamado efectuado por nuestra vocera trans, Paula Dinamarca, en orden a que los movimientos sociales dejen de lado sus egos y que aporten a que más voces trans o lesbianas tengan visibilidad, en vez de torpedearlas con funas.

Muchas organizaciones, desde diversas experticias o enfoques, han contribuido a erradicar y prevenir la transfobia. El Movilh valora y respeta estos esfuerzos, además de destacarlos cada año en nuestro Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, donde se menciona el aporte de todos los grupos LGBTI, sin excluir a ninguno y sin censurar u omitir ninguno de sus éxitos.

4.- En ocasiones pasadas nuestros activistas han pasado por situaciones similares de ataques y se han difundido videos editados donde en teoría aparecemos atacando, cuando en realidad estamos defendiéndonos o esquivando golpes. Hoy, sin embargo, y en virtud del aprendizaje del estadillo social, hemos decidido no volver a guardar nunca más silencio en torno a este tipo de atropellos. Chile cambió. Guardar silencio es solo eternizar la violencia o las malas prácticas.

5.- Dado que la situación del pasado 27 de diciembre involucra amenazas graves que tienen atemorizados a algunos/as de nuestros/as activistas, dejaremos constancia de los hechos ante la policía civil.

6.- Llamamos, por último, a relacionarse con paz y de manera pacífica. Lo importante, y lo que nos debe unir en vez de dividir, es aportar día a día a la prevención y erradicación de toda forma de abuso basado en la orientación sexual o la identidad de género.