inserta tu búsqueda

Noticias

Defensoría Penal Pública presenta recurso para anular condena contra Javier Soto

Compartir

La Defensoría Penal Pública alega que Soto no discriminó, ni ofendió, ni injurió, ni calumnió a Rolando Jiménez, aún cuando reconoce que el fanático le gritaba “pervertido y defensor de pedófilos”, lo que fue respudiado por el Movilh.  De esa manera el caso aún no llega a su fin, pues la Corte de Apelaciones de Santiago deberá determinar si acoge o no el recurso.

La Defensoría Penal Pública (DPP) presentó un recurso de nulidad contra la sentencia que el pasado 27 de noviembre condenó al fanático Javier Soto por injuriar y calumniar en razón de su orientación sexual al dirigente gay Rolando Jiménez, informó y lamentó hoy el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

La Defensoría alega “parcialidad del juez” del Séptimo juzgado de Garantía, Darwin Bratti, lo cual, a su juicio, quedó en evidencia cuando el magistrado indagó respecto a si Soto representaba o no una iglesia evangélica legalmente reconocida y porque los dichos contra Jiménez eran sólo manifestación de una creencia, amparada por la libertad de expresión, y no una forma de discriminación.

“Lo anterior significa que lamentablemente el juicio contra Soto aún no ha terminado, hasta que la Corte de Apelaciones de Santiago resuelva sobre este recurso de nulidad. Es una situación muy lamentable y desgastante, pero no perdemos las esperanzas en obtener justicia nuevamente”, señaló el Movilh.

El presidente del Movilh, Ramón Gómez, se manifestó “completamente alarmado por esta persistencia de la Defensoría Penal Pública. Es cierto que deben defender a las personas acusadas de cualquier delito o falta, el problema aquí es que esta Defensoría reconoce las graves ofensas de Soto contra Jiménez, pero niega que eso sea discriminación. También rechaza que sea una calumnia o injuria que te griten pedófilo. Son alarmantes los argumentos de esta entidad”.

Gómez añadió, que “estamos en presencia que de una Defensoría Penal Pública que lejos de defender a un acusado en particular, en este caso aboga por la idea de que cualquier persona; pertenezca o no una iglesia, sea o no pastor; te puede decir sucio, pervertido y abusador de menores, así como acusarte de vender helados con forma de pene a los niños sólo por ser homosexual. Más aún, para la Defensoría esto no es discriminación, ni injurias, sino que legítima libertad de expresión, lo que repudiamos”.

El presidente del Movilh puntualizó que “no hay duda que la Defensoría está desconociendo y pasando por alto los cambios culturales y legales en relación al principio de la no discriminación, lo cual es gravísimo sea cual sea la persona que represente o defienda. La Defensoría, como toda institución, tiene el deber de garantizar el principio de no discriminación, defienda a quien defienda. Ninguno de sus argumentos deberían justificar el desprecio hacia las personas sólo porque son diferentes, pues hay una gran diferencia entre las creencias y la libertad de expresión, con la promoción del odio, que queda expreso en palabras como “pervertido” y pedófilo”, sea quien sea que las pronuncie contra una persona sólo por ser homosexual”.

Notas relacionadas:

Terra

La Cuarta

 Soy Chile