Transexual y su pareja recurren a Ley Zamudio por grave discriminación de vecinos

sandy

Los convivientes han sido agredidos y amenazados en razón de su identidad de género, por lo que en tres ocasiones han contado con protección policial. Los graves atropellos se arrastran desde el 2007 y aunque habían cesado el 2011, en septiembre pasado volvieron a expresarse.

Con el patrocinio legal del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), la transexual Sandy Rojas y su conviviente presentaron hoy en el 1er Juzgado Civil de San Antonio una acción de no discriminación arbitraria (Ley Zamudio) contra sus vecinos, responsables de agredir, humillar y amenazar  a la pareja en razón de su identidad de género.

“Mis vecinos siempre nos han hecho sentir como basura porque soy transexual”, relató Sandy al momento de presentar la acción legal junto al vocero y a la abogada del Movilh, Óscar Rementería y Rubi Cabrera, en forma respectiva.

Los abusos contra los convivientes se arrastran desde el 2007, año cuando recibieron su casa propia en Cartagena, tras postular a un subsidio habitacional. “Al ver que yo era transexual, mis vecinos comenzaron a  gritarnos “maricones” en la calle y a amenazarnos con golpearnos. De hecho, han golpeado a mi pareja”, relató Sandy.

A las agresiones físicas y verbales, siguieron variados acosos y abusos. Así es como los vecinos  en repetidas ocasiones destruyeron la techumbre de la casa de la pareja y lanzaron basura a la vivienda, por lo que la Ilustre Municipalidad de Cartagena instaló un poste de luz y cercó un sitio eriazo ubicado al lado de la vivienda, para prevenir los ataques.

Pese a ello y a contar la pareja con protección policial, los acosos no cesaron hasta que en noviembre del 2011 el Movilh se apostó en lugar y expresó públicamente su apoyo a los convivientes, además de reunirse con autoridades de la zona.

“Desde esa vez todo iba bien, pero el 10 de septiembre pasado los vecinos comenzaron nuevamente a insultarnos, gritándonos “maricones” y “huecos”. Yo soy tarotista y cuando atiendo clientes, mis vecinos suben la música para entorpecer mi trabajo. Lo más grave es que volvieron a amenazarnos con golpearnos”, dijo Sandy, visiblemente afectada.

Rementería sostuvo que “Sandy y su pareja cuentan con todo el apoyo del Movilh. La discriminación hacia vecinos genera dolor y molestia permanente, además de mucha impotencia. Este tipo de abusos no pueden seguir ocurriendo”.

En tanto, Cabrera puntualizó que “con la acción judicial de hoy esperamos que el tribunal ordene el cese inmediato de la discriminación y sancione a los responsables de estos abusos con la multa máxima de dos millones  de pesos”.

Notas relacionadas

Giro Visual TV

Líder de San Antonio. Portadilla e interior

Soy Chile I

Soy Chile II

Proa Regional

Red Valparaíso

Radio UCV