inserta tu búsqueda

Noticias

Madre denuncia a Casa de Acogida y a la Seremi de la Mujer por homofobia e irregularidades

Compartir

La joven fue expulsada junto a sus hijos de 2 y 6 años de la Casa de Acogida Rebeca Ergas, sólo por haber expresado afecto verbal a otra mujer. La Seremi Metropolitana de la Mujer validó la medida y negó discriminación, sin haber efectuado ninguna investigación. Por ello, la afectada se dirigió a la Contraloría.

 

Norma Castillo, un madre de dos niños/as, denunció hoy ante la Contraloría General de la República a la Seremi Metropolitana de la Mujer de Equidad y Género y a la “Casa de Acogida Rebeca Ergas” por homofobia y procedimientos irregulares que han dañado severamente su dignidad y a la de sus dos hijos.

Respaldada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Castillo llegó hasta la Contraloría con un escrito de 7 páginas donde relató lo ocurrido, además de aportar videos, cartas y comunicados de la Seremi Metropolitana de la Mujer y de la Casa de Acogida que demuestran discriminación y variadas irregularidades.

Tras ser agredida física y verbalmente por su pareja de distinto sexo, con un intento de ahorcamiento de por medio, en julio del 2016, Castillo buscó ayuda en la Casa de Acogida Rebeca Ergas, donde permaneció hasta el 18 de noviembre pasado junto a sus dos hijos, de 2 y 6 años.

Fui expulsada de la Casa de Acogida por orden de su directora Carena Pérez Martínez, para quien expresar afecto y amistad a otra mujer es una falta de respeto”, denunció Castillo.

“Según Pérez ella actuó por el reclamo de una persona y por orden de la Seremi Metropolitana de la Mujer, instancia que jamás se ha contactado conmigo. La Seremi emitió incluso en diciembre pasado un comunicado donde negaba discriminación, sin nunca haber investigado los hechos y sin conocer de manera directa mi versión sobre lo ocurrido, lo cual es muy irregular”, añadió Castillo.

Recordó que “el 6 de diciembre pasado dejé una carta de reclamo en el Ministerio de la Mujer, sin hasta ahora recibir respuesta a las dudas y solicitudes ahí planteadas. Por ello, recurrí a la Contraloría, para que se haga justicia”.

En su carta al Contralor, Castillo señala que “una Casa de Acogida para Mujeres Víctimas de Violencia, que es financiada por el Estado, nace para brindar ayuda, acompañar y garantizar la no discriminación, el trato igualitario y el respeto a la dignidad, en especial para que quienes carecemos de medios económicos para hacer frente a los abusos. En lo que mi respecta, la Casa de Acogida Rebeca Ergas vulneró todos esos principios”.

Agregó que “la ausencia de protocolos frente a denuncias, o la existencia de los mismos que no son conocidos por las mujeres que buscamos ayuda en casas de acogida, sumado al hecho de dar credibilidad a unas versiones sobre otras, sin investigaciones de por medio, implica además que el Ministerio y la mencionada Casa de Acogida, no están garantizando seguridad a las mujeres que somos víctimas de violencia, lo cual constituye abandono de deberes y mal uso de recursos públicos”.

Tras ser expulsada de la Casa de Acogida, Norma no ha tenido más alternativa que permanecer junto a sus pequeños hijos en su antiguo hogar, donde vive el sujeto que la agredió físicamente.

“No he podido ir a otra Casa de Acogida relacionada con el Ministerio de la Mujer, pues se me acusa de una falta de respeto y de un abuso que no existe, lo cual me estigmatiza y levanta sospechas sobre mí sólo por ser bisexual. No quiero ir con mis hijos a un lugar donde desconfían de mí, por supuestos abusos que nadie siquiera me ha dicho de que tipo fueron. Cuando he preguntado de qué manera falté supuestamente  el respeto a alguien, nadie del Ministerio y de la Casa de Acogida me han respondido, lo que es otra irregularidad”, finalizó Castillo.

 

Video denuncia de la expulsión aquí