Transexuales exigen que Ley de Identidad Género permita cambio de nombre y sexo legal con trámite administrativo

Paula Dinamarca

El Área Trans del Movilh precisó que la mayoría de los artículos del proyecto de ley repiten derechos ya garantizados y que no se termina con la judicialización del trámite para el cambio de nombre y sexo legal “lo cual es gravísimo”.

El Área Trans del Movilh manifestó al Congreso Nacional su preocupación por la actual versión del proyecto de Ley de Identidad de Género que tramita la Comisión de Derechos Humanos del Senado.

La representante del Área Tran del Movilh, Paula Dinamarca (en la fotografía), expresó ayer en reunión con la Comisión de Derechos Humanos “que varios artículos del proyecto de ley se refieren a derechos ya garantizados en políticas públicas o en la legislación actual, lo que convierte a gran parte de esta propuesta en una mera declaración de principios”.

En una sesión donde estuvo el presidente de la Comisión, el senador Manuel Antonio Matta, y los parlamentarios Alejandro Navarro y Lily Pérez, Dinamarca añadió que lo “más grave es que este proyecto de ley no resuelve el problema de fondo, cual es el derecho de las personas trans a ser identificadas con un nombre y sexo legal acorde a su género, sin judicialización del proceso”.

Explicó que el proyecto “sólo cambia el trámite de los tribunales civiles a los de familia, cuando lo que debe hacer es terminar con la judicialización, de manera que toda persona puede modificar su nombre y sexo legal una vez en su vida con un proceso simple en el Registro Civil”.

En un documento entregado al Congreso, el Área Trans del Movilh precisó que sólo la realización del trámite en el Registro Civil o en tribunales, pero de forma administrativa, “erradicará los tres principales problemas que enfrentan las personas trans en la actualidad: 1) la discrecionalidad de los jueces, 2) los costos y el injustificado tiempo destinado al proceso y 3) la judicialización del cambio de nombre y sexo legal, lo que es un obstáculo desmedido para el derecho básico de cualquier persona a ser identificada con el nombre y sexo acorde a su propia realidad”

Apuntó que “convertir en administrativo este proceso responde además a la realidad concreta de la población trans femenina más vulnerable, es decir aquella que carece de estudios y ejerce el comercio sexual y que es la mayoría. Este grupo humano es reacio a efectuar trámites y tiene una alta y justificada desconfianza con la institucionalidad y la burocracia”.

Puntualizó que “la realización del trámite adminitrativo generará la plena igualdad de oportunidades y derechos a las personas para cambiar su identidad legal, sea cual sea su género u orientación sexual. Con el actual proyecto de ley, se da el absurdo que según sea la particularidad de cada persona, es decir según sea su identidad de género, deberán pasar por tribunales distintos para cambiar su identificación legal, lo que es un contrasentido con la Ley Antidiscriminatoria y la inclusión plena”.

Estas mismas demandas son compartidas por el Sindicato Trans Amanda Jofré, el colectivo transgénero más grande del país, la Organización Ambiguas de Coquimbo, Ciprodes de Quillota, Red Trans San Antonio, Femeninas al Frente de Valparaíso, Transgéneras por el Cambio de Talca y Red Trans Chile, las cuales en diversas ocasiones han hecho llegar sus observaciones al Senado y al Gobierno.

Los colectivos esperan “que esta ley sea el resultado de todas las organizaciones interesadas en estas materias, por lo que esperamos que estas y otras observaciones nuestras, hasta ahora desatendidas, sean consideradas en igualdad de condiciones”.

Junto al Movilh, intervino ayer en el Senado Idea País, colectivo ultraconservador y homo-transfóbico que rechazó cualquier legislación para la población trans por considerar patológica a la identidad de género diversa