Piden intervención del gobierno chileno por torturas y asesinatos homofóbicos en Chechenia

Kirill Kalugin

El Movilh solicitó al canciller Heraldo Muñoz una decidida reacción contra la existencia de un campo de concentración para homosexuales.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) expresó hoy al canciller Heraldo Muñoz su máxima preocupación “por las políticas homofóbicas de Chechenia que están cobrando la vida de seres humanos inocentes”, solicitando uan decidida intervención del Gobierno de Chile.

En una misiva enviada a Muñoz el Movilh demandó que la “Cancillería exprese formalmente su repudio por los asesinatos y torturas homofóbicas a los presidentes de Chechenia, Ramzán Ajmátovich Kadýrov, y de Rusia, Vladimir Putin, que manifieste públicamente su preocupación por estos hechos y que ejecute las gestiones que sean necesarias para llevar esta situación a un debate formal de Naciones Unidas, en lo posible en alianza con otros países”

El vocero del Movilh, Esteban Guzmán, recordó que el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU ya exigió al Gobierno ruso poner fin a los abusos homofóbicos.

“Estimamos que a la par los países respetuosos de los derechos humanos deben impulsar una declaración conjunta y llevar el tema a un debate interno y formal en Naciones Unidas”, indicó el Movilh al canciller Muñoz.

De acuerdo a informaciones de testigos y víctimas, el Estado checheno está recluyendo a las personas en un campo de concentración, ubicado en la ciudad rusa de Argun, sólo por su orientación sexual.

“Las autoridades rusas han negado esta situación recurriendo a argumentaciones tan homofóbicas, como absurdas y peligrosas, pues señalan que la homosexualidad no existe en Chechenia”, sentenció Guzmán

De acuerdo a testigos, esta última política represora y homofóbica en Chechenia se inició luego de que el colectivo Gay Rusia solicitara permiso para un desfile en cuatro ciudades.

“La situación ha sido dramática, pues la homofobia cultural y estatal en Chechenia es vista como normal y natural por sus autoridades, dañando el derecho humano más preciado: la vida. Así, por ejemplo, se ha sabido que algunas personas homosexuales han sido asesinadas por sus propios familiares luego de ser liberadas de los campos de concentración, siendo los padres y hermanos de las víctimas los que hacen fatal eco de la homofobia y del desprecio a la diferencia”, indicó el Movilh en su carta al gobierno chileno

Una víctima que logró huir señaló a la prensa internacional que en el campo de concentración “algunos de los prisioneros que estaban medio muertos después de las golpizas, fueron devueltos a sus familias como un saco de huesos. Sé con certeza que mataron a dos de ellos. Si uno es secuestrado [por el gobierno], hay tres maneras de salir: pagar un monto de dinero, oí de 1.5 millones de rublos (cerca de medio millón de pesos), traicionar a otros, o que te den a tus familiares para que ellos “solucionen el problema afuera””

Otra víctima indicó que le pusieron abrazaderas metálicas en sus dedos de manos y pies y que le propinaron ondas de choque, tras ser fue golpeada con palos de madera y barras de metal mientras lo insultaban revelar la orientación sexual de otras personas.

“Chile, como ningún país, puede silenciarse frente a estos brutales y homicidas abusos”, dijo el Movilh a Muñoz.